Reserva ahora tu consulta de diagnóstico gratuito

Uso de Medicamentos y Antibióticos en Odontología

Uso de Medicamentos y Antibióticos en Odontología



Hoy día, se cree que siempre que tenemos dolor de origen dental u  oral, debemos de tomar antibiótico y no es así.

Mucha gente viene de urgencia y si no le das antibiótico es como que no has hecho nada para ayudarlo y te preguntan: ¿Pero no me dá antibiótico?

Los antibióticos están diseñados para detener o retrasar el crecimiento de infecciones bacterianas, no necesariamente ayudan a los pacientes que experimentan dolor de muelas. Además, pueden causar efectos secundarios graves, ya que,  el uso excesivo da como resultado en cepas resistentes a antibióticos.

¿Cuándo los utilizamos nosotros?

Las guías recomiendan no usar antibióticos para la mayoría de las afecciones pulpares o periapicales y , en cambio, solo recomienda analgésicos si son necesarios y el tratamiento de elección para tratar esa afección.

Los dentistas debemos priorizar los tratamientos dentales como pulpotomía, pulpectomía, endodoncia o incluso un drenaje en casos de abcesos entre otros, es decir, cuando hay infección (acumulación de pus).

-Pero si el paciente presenta fiebre o malestar, es decir, vemos que la condición del paciente progresa a un compromiso sistémico, o el paciente es inmunodeprimido (sida, enfermedades autoinmunes…)ahí si daremos antibiótico.

-Damos también antibióticos justo antes y después de cirugías o después de una extracción por ejemplo porque reducen el riesgo de infección, dolor y alveolitis (infección del alvéolo donde se alberga la pieza dental)

¿Por qué se infecta una muela?

Existen diferentes motivos, los más habituales son:

  • Caries, que nose trata y avanza y llega al nervio, en ese caso ya no llega con hacer un empaste, sino, que tenemos que hacer un tratamiento de conductos o endodoncia.
  • Gingivitis, no se trata, y avanza a periodontitis donde ya destruye hueso. Esto provoca la pérdida de dientes y bolsas periodontales.. Estas son depósitos que se forman en las encías y se hacen cada vez más grandes para acumular mayor cantidad de bacterias.
  • Traumatismo, cuando un diente se rompe o s astilla por un golpe, también se vuelve vulnerable a las bacterias porque se crea un orificio o grieta que permite la entrada a estas bacterias.
  • Lesión con objeto punzante, en ocasiones tenemos la mala costumbre de utilizar palillos por ejemplo o mordisquear bolígrafos . Nos podemos hacer heridas y queda la zona expuesta por donde penetran bacterias.
Etiquetas: Caries